Timidez en la infancia

La voz de la persona tímida es a menudo titubeante y muy tenue. Niños muy jóvenes pueden chuparse el dedo, otros actúan sonriendo como si fueran a llorar, mientras que otros se cubren la cara.

La timidez se distingue fácilmente de dos patrones del comportamiento que se le asemejan; la cautela normal y el retiro social. La cautela natural del niño joven hacia los extraños, carece de la característica de ambivalencia que es típica de la timidez. Mientras que otros niños se sienten bien en la soledad, en la que juegan cómodamente, demostrando que necesitan muy poco contacto social. Lo que ninguno demuestran es la ansiedad y tensión del niño tímido.

Durante el desarrollo normal, existen etapas cuando la timidez emerge normal y temporalmente. La timidez cautelosa hacia los extraños, es común de los ocho meses hasta los 24 meses de edad. El desarrollo cognitivo del segundo año de la vida permite al niño el poder de evaluar el significado de la presencia de extraños. La inhibición social con la posibilidad de pasar vergüenzas es común entre los 4 y 5 años de edad. El comienzo de la adolescencia marca el principio al retorno del retraimiento.

¿Cuáles son las situaciones que provocan timidez en los niños?
Situaciones sociales nuevas son las causas mas frecuentes de la timidez, especialmente, si la persona tímida cree que va a ser el foco de la atención. Las presiones de la escuela o la falta de sensibilidad de adultos hacia los niños pueden aumentar los miedos naturales que algunos niños puedan tener.

¿Por qué son algunos niños más tímidos que los otros?
Algunos niños son naturalmente tímidos. Estos son más predispuestos, que otros, a reaccionar a situaciones nuevas con comportamientos retraídos. Pero aún éstos puede que demuestren timidez, en algunas y no todas, las situaciones sociales. Los efectos de la “Naturaleza” y “Crianza” se invocan para explicar esas diferencias.

Algunos aspectos de la timidez son aprendidos. Los entornos sociales y culturales de los niños son variados, ofreciendo modelos únicos de los comportamientos de grupo. En los Estados Unidos, los hijos de orientales son más sociales que los vástagos de caucásicos. Entre los caucásicos, los escandinavos parecen ser los más retraídos.

Algunos padres, caracterizando sus hijos como tímidos, parece que los encauzan hacia una profecía que acarrea su cumplimiento. Algunas veces, el mismo hecho de tratar de convencer al niño en no ser tímido logra el efecto opuesto.

La evidencia sigue creciendo para dar soporte a la hipótesis de que, en algunos casos, la timidez es o hereditaria o constitucional para ciertos grupos de niños. En efecto, la herencia puede que juegue una parte mayor que cualquier otro rasgo de la personalidad. Estudios de adoptados, predicen con mucha certeza la timidez en el niño basados en la personalidad de la madre. Niños que son extremadamente inhibidos exhiben cambios fisiológicos distintos de los niños que no lo son; incluyendo ritmos cardíacos más rápidos e inestables. Entre las edades de 2 y 5 años, los niños más inhibidos continúan mostrando comportamientos circunspectos con adultos y con otros niños. Los patrones de la pasividad e inhibición social son muy consistentes en estudios longitudinales del desarrollo de la personalidad.

¿Cuándo es la timidez un problema?
La timidez puede entenderse como una respuesta adaptante normal frente a una experiencia social que el individuo se considera incapaz de manejar con soltura. Siendo un poco tímido, el niño puede apartarse y ganar control de sí mismo. Generalmente, y a medida que el niño establece contacto con más personas que le son extrañas, la timidez tiende a desaparecer. La timidez común que exhiben la mayoría de los niños no presagia riesgos de problemas emocionales. Pero, la timidez excesiva y extrema son indicaciones de problemas serios a futuro. Los niños que así se comportan, a menudo carecen de autoestima adecuada o de destreza social. Los niños tímidos tienden a no competir o a iniciar contacto con sus contemporáneos. Estos se inclinan a ser más aislados y pasivos que los otros niños y tienden asimismo a actuar deprimidos, desolados e infelices. Por sus actitudes, otros los definen como poco amistosos, evasivos y aún hostiles, evitando su proximidad y compañía. Si la timidez continúa sin abatir dentro de la adolescencia y la vida de adultos, estas personas demuestran la tendencia al aislamiento total, teniendo menos amigos, amigas y contactos fuera de sí mismos.

Contáctanos

 

 

2 Responses to “Timidez en la infancia”

  1. oscar lavin

    Que ganas de aprender y saber mucho más de esto y otros temas relevantes para contar con más herramientas para afrontar las los desafíos de crianza, mi hijo de 14 años está pasando por un periodo de timidez que me esta comenzando a preocupar , lamentablemente la economía siempre es escasa más aún en mi caso que soy solo con mis dos hijos

    Responder
  2. oscar lavin

    Que ganas de aprender y saber mucho más de esto y otros temas relevantes para contar con más herramientas para afrontar las los desafíos de crianza, mi hijo de 14 años está pasando por un periodo de timidez que me esta comenzando a preocupar , lamentablemente la economía siempre es escasa más aún en mi caso que soy solo con mis dos hijos.
    saludos cordiales

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *